Cine

El cine no es la vida ni tiene que ver con ella

arrebato

El tiempo no pasa para el buen cine, créanme. Lo he podido comprobar, una vez más, al visionar recientemente la película Arrebato, de Iván Zulueta, un film que acaba de cumplir nada menos que 34 años. Inicialmente, “Arrebato” fue concebida por el inolvidable cinesta y artista vasco como un cortometraje, pero el guión fue creciendo y el arquitecto Nicolás Astiárraga le ofreció a Zulueta medios económicos para convertirlo en un largometraje que, en principio, debía estar finalizado en quince días.

Leer aquí el artículo completo.

  

EL CINE “NIVOLESCO” DE JEAN-LUC GODARD

Fotograma de la película “Pierrot le fou”

–El caso es que en esa novela pienso meter todo lo que se me ocurra, sea como fuere.
–Pues acabará no siendo novela,
–No, será… será… nivola.”
(Miguel de Unamuno: “Niebla”)

“Se puede meter todo en un film. Se debe meter todo.”
(Jean Luc Godard, 1966)

Alguna vez se han señalado, de pasada, ciertas afinidades artísticas entre el cineasta francés Godard y el escritor y filósofo Miguel de Unamuno. Esta relación es mucho más profunda de lo que se supone como lo revela volver a ver las películas del primero y releer las “nivolas” del segundo, y como intentaré mostrar a lo largo de una breve enumeración de concomitancias importantes y verdaderamente asombrosas. No sé si Godard ha leído a Unamuno, pero imagino que sí, pues las coincidencias son enormes y nos lo hacen suponer.

En primer lugar, tienen una serie de gustos comunes muy reveladores (y que a los dos les han sido muy criticados): hacer numerosas citas, divagaciones, incisos y comentarios, fragmentar la narración y romper la ficción hablando a los personajes y a los espectadores-lectores, interrumpir la anécdota con las noticias que les llegan de las guerras de Marruecos y Vietnam, respectivamente, en “Cómo se hace una novela” y “Pierrot le fou”. Y el modo de ambos de reclamar la intervención activa del espectador-lector pidiendo más que éste se identifique con el autor que con sus personajes, mezclando la ficción con la realidad, provocando. Y el gusto de los dos por la metafísica, la paradoja, la política, la improvisación, el “sentimiento trágico de la vida”, el individualismo, el pesimísmo, la falta de complejos o de temor al público, la libertad absoluta de hacer lo que se les ocurra, tantas y tantas características comunes. Y ahí está, frente a la tendencia de Godard de hacer “cine sobre cine”, películas que sean documentales sobre su propio rodaje (Pierrot, Le Mépris, Deux ou trois choses que je seis d’elle), esta cita de Unamuno, en “Cómo se hace una novela”: “Y ahora piensa que la mejor manera de hacer una novela es contar cómo hay que hacerla.” O cuando Unamuno dice que hay escritores que ” se han pasado la vida buscándose a sí mismos, y sus diarios, autobiografías o confesiones no han sido sino la experiencia de esa rebusca” y Godard “responde” que frente a directores que tienen todo muy preparado, “otros cineastas no saben muy bien lo que van a hacer y buscan. El film es esta búsqueda”.

Pues bien, si el film-diario, el “Cómo se hace una novela” de Godard era “Pierrot”, “Deux ou trois choses que je sais d’elle” es su “Niebla”. No por su argumento, pero sí por su carácter innovador y por las relaciones entre el autor y sus personajes. Toda la película está comentada por una voz susurrante, la de Godard, que dirige a Marina Vlady, y le dice que se mueva o mire a la izquierda, o discute con ella, o comenta la película y explica por que hace una cosa y no otra, y nos hace una serie de reflexiones estético-morales sobre el cine o nos recuerda su carácter arbitrario de autor al desviar la cámara y mostrarnos a una mujer por unos instantes, diciendo: “de aquella no sabremos nada”; lo que hace pensar en las “discusiones” entre Augusto Pérez y Unamuno, cuando éste decide matar a su personaje.

Pero he dicho que “Deux ou trois choses… ” es innovadora, y aunque Godard mismo ya ha hecho -en su voz en off- la crítica de la pelicula, voy a intentar explicar por qué Godard ha declarado: “Mi película querría ser una o dos lecciones sobre la sociedad industrial. Me dirá usted que me tomo muy en serio. Es verdad. Pienso que un director tiene un papel tan considerable que no puede dejar de tomarse en serio”. El cartel de la película nos muestra el rostro de Marina Vlady rodeada de anuncios que se le “clavan” en la cabeza. Ese es el tema: una esposa bombardeada por la publicidad, que no tiene dinero suficiente para comprar todos los productos y se prostituye para poder adquirirlos. Un Godard “entomológico”, por tanto. Pero lo verdaderamente importante en esta película es que el cine se libera en ella, totalmente, de la narratividad.

En “Deux ou trois choses…” se ha avanzado mucho respecto a “Pierrot le fou” en cuanto a selección temporal: aquí predomina la elipsis de modo absoluto, hasta tal punto que el momento clave del film, la prostitución de Marina Vlady, es una elipsis sublime (homenaje a “La calle de la vergüenza”, de Mizoguchi). La película se convierte en una serie de planos autónomos, destruyendo totalmente el lenguaje cinematográfico: planos que no se siguen para formar una secuencia ni nos dan un significado, sino que se siguen, y de ahí nacen unas relaciones y unos significados cuya comprensión depende del espectador (film totalmente “abierto”), que tiene que descubrir la unión existente en la cabeza de Godard, pero no en la película, entre las cosas que él muestra, filma, acumula, en vez de decir, en lugar de contar. Y para hacer esto, Godard se salta el paso intermedio, la “puesta en escena”. Esto es, sin duda, lo que Godard quiso decir hace tiempo (a propósito de “Pierrot”) de que la”puesta en escena” no existe: que en sus películas no existe, que se puede hacer cine sin ella, directamente. Con Godard, el cine deja de ser un lenguaje, un sistema de convenciones significantes y narrativas, para convertirse en una lengua directa. Los planos no son ya “palabras” que forman secuencias que son “frases” sino elementos autónomos e independientes. Godard no nos da conclusiones, nos muestra, y nosotros debemos interpretar, como en la vida, el significado de las cosas y de los sucesos. Como dice el comentario de Godard en “Deux ou trois ehoses que je sais d’elle”: “Los planos, ya sean fijos, travellings, o panorámicas, son autónomos, con una resonancia autónoma, y no hace falta preocuparse demasiado de prever un montaje, porque de todos modos el orden nace automaticamente a partir del momento en que coloquemos un plano detrás de otro, ya que en el fondo da lo mismo un plano que otro, y si tienen una carga poética, la relación nacerá pese a todo”. O como dijo hablando de “Pierrot”: “Dos planos que se siguen no por eso se siguen. Y parecido con dos planos que no se siguen”. Todo lo cual no es, en el fondo, sino la prolongación de algo que dijo en 1950, en una de sus primeras críticas: “El verdadero cine consiste solamente en poner algo delante de la cámara”, y que también expresó en 1965: “No deberían describirse las personas, sino lo que hay entre ellas”.

Otro aspecto interesante de “Deux ou trois choses…” es que, habiendo sido rodada al tiempo de “Made in USA”, son entre sí las más diferentes. “Made…” es la más clásica, normal, narrativa, y “Deux..” la más difícil y desestructurada. A simple vista se piensa que una es el inverso de la otra, “la tesis y la antitesis de las que nacería “La Chinoise”, pero si profundizamos un poco notamos que tienen mucho en común, que hay escenas y frases que podrían pertenecer tanto a una como a otra; y que es, por tanto, más que nada, una diferencia de emociones: cada una está hecha de un modo, y cada una se siente de forma diferente.

Mr. Arriflex

  

Viajando en el Arca de Sokurov

 

MCDRUAR EC001

“El arca rusa” –la película número trece en la filmografía de ficción de Alexandr Sokurov, el aventajado discípulo de Tarkovsky– destaca por ser el primer film en formato de alta definición sin comprimir, y el segundo sin editar. Se rodó en una sola toma de 90 minutos con una Steadycam profesional. (…)

Leer el artículo completo en Shorthand

18 Comments

  1. Gracias por tu certero comentario, Alicia. Por cierto, ¿no crees que se podría añadir también “Bande à part” a las cuatro obras que mencionas? Ya sabes, fue el encuentro entre Alicia y Franz Kafka con mucho baile y pocas palabras…

    Un abrazo

    Me gusta

  2. Las últimas películas de Godard –“For Ever Mozart”, “Nuestra música”, “Film socialisme” o “Adieu au Language”– se caracterizan por el escaso diálogo que hay en ellas, facilitando así que el espectador pueda sumerjirse totalmente en las magistrales composiciones que llenan cada fotograma. Podría considerarse el testamento artístico de un exquisito narrador comprometido con la creación cinematográfica.

    Saludos

    Me gusta

  3. Muy oportuno e interesante tu comentario, Bideak. Al igual que tú, nosotros también sentimos una profunda admiración por la extensa obra cinematográfica y la figura de Godard. Saludos cinéfilos.

    Me gusta

  4. Alguien me dijo recientemente que los realizadores de cine y video de todo el mundo produjeron el año pasado más de 2,5 millones de horas de material visual. A veces pienso que Jean-Luc Godard ha colaborado mucho para que este fenómeno cultural se haya hecho hoy realidad. Godard no sólo es uno de los más grandes directores de cine del siglo XX, sino también uno de los más prolíficos: la IMDB afirma que el cineasta francés ha dirigido hasta ahora 95 películas, muchas de las cuales no son estrenadas en las salas de cine españolas. Esto incluye varias de sus mejores y más recientes obras, filmadas con equipos digitales y habiendo renunciado a trabajar con actores franceses como Jean-Paul Belmondo y Jean-Pierre Léaud.

    Consultando su filmografía puede comprobarse lo que digo… Pero está claro, el cine se ha convertido hoy en un importantísimo negocio y Godard nunca ha aceptado –ni creo que vaya a aceptarlo jamás– convertir sus películas en banales productos comerciales.

    Saludos.

    Me gusta

  5. Thank you, Sarah. We recognise that ‘Deux ou trois choses que je sais d’elle’ –presented as a series of episodes in one day in the life of Juliette Jeanson (Marina Vlady)– is ultimately very much both a realist film and a kind of documentary. This Godard’s masterpiece continues to fascinate, provoke, and inspire. In this sense, we fervently recommend “The ideologies of metacinema” by Judith S. Mayne, Thesis (Ph.D) — State University of New York at Buffalo (1975).
    Cheers!

    Me gusta

  6. “When we set off on this journey that was to become Deux ou trois choses que je sais d’elle, it sounded novel but straightforward. I am sick of editing”, Godard said, “let’s not be afraid of time”. Years of developing an idea that most people could not comprehend or believed impossible to carry out. Months of rehearsals and preparation culminating in a single take of an entire feature film on a single shooting day. A joint crew had to function together for a simple adrenaline-pumping moment of sheer filmmaking nerve.

    Yet, when it was over, it was simple, after all. Godard had a vision, which poured out and came together in a single moment. It was all in his head and ninety minutes later, it was all on film. A film that really was cut in the camera. A film that mirrors the flowing of time accurately. Like life, it is impossible to divide time.

    Sarah Bloomberg, Boston, USA

    Me gusta

  7. Respecto a Godard, Ava, no te arrepentirás de disfrutarlo, creo. Y de Unamuno solo diría que enseñó a pensar a varias generaciones de españoles, aunque ahora parece que ya ha pasado su influencia.

    Le gusta a 1 persona

  8. A Unamuno lo conocí en el colegio gracias a un profe de literatura con verdadero amor por las letras y capacidad para transmitirlo… a Godard creo que ya va siendo tiempo de degustarlo! 🙂

    Me gusta

  9. You may be right Mr Steinberg, but as the own Godard said in 1974 the truth is that there is no terror untempered by some great moral idea.
    Thank you for stopping by.

    Me gusta

  10. En le choisissant Rebecca
    J’avais cru bien faire
    {bis}
    Ma pauvre âme est plaine
    D’un mortel souci
    C’était bien la peine, etc., etc.

    Feliz 2015, M. Strum! 🙂

    Me gusta

  11. Je suis heureux de vous présenter la voix de Rebecca Meyer, amie de Jean-Luc Godard et poète des mots et la musique…

    Mis mejores deseos para el 2015.

    Me gusta

  12. Mil gracias por tu interesante reflexión, Ani. Nuestro mejores deseos para este nuevo año.
    Saludos cordiales.

    Me gusta

  13. Maestro, deconstructor, Godard nos devuelve el cine como “imagen movimiento”. Me pareció muy buena la relación que se establece en este texto con Unamuno, añadiría a Lacan, Deleuze, etc.

    Me gusta

  14. Aquileana, nos alegra comprobar que las poderosas imágenes creadas por Jean-Luc Godard han fascinado a muchos, entre los que nos encontramos. Y, por nuestra parte, citaremos “Le mepris”, una película de 1963 basada en la novela homónima de Alberto Moravia, protagonizada por Brigitte Bardot, Michel Piccoli y el gran Jack Palance, con la aparición del director Fritz Lang interpretándose a sí mismo. Un film, para mí, inolvidable.

    Me gusta

  15. La chinoise y masculin femenin fueron dos films de Godard que sencillamente me fascinaron… Un genio, un creativo de inconmensurables proporciones. Un abrazo, Aquileana 😀

    Me gusta

  16. Estaba hablando sobre PHII, el número Mágico, y no por nada entré en la parte de cine, algo que sin duda debe estar en la magia para que describa lo mágico que hay entre ellas el cine y phi.
    Un abrazo amigo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s