Ejercicios semánticos

600.2

1

Premura entre las manos… me rasgas no acaricias… diligencia de lenguas presurosas… apuro de los cuerpos –aún vestidos– que apremian los relojes… roces precipitados por la prisa de acelerados pálpitos… de pie… contra los muros… corre… espero… ligero me sostienes… diligente me alzas… vivaz devoras pronto la urgencia de los huecos… súbito enredo éste en acuciosa danza… vertiginoso espasmo que trepida violento… alegremente embistes y expedito dominas en idas y venidas los deseos… veloz… rápido… raudo… me impulsas… me atosigas… me azuzas… me apresuras… de pie… contra los muros… me fulminas…

(Disculpen la escasa puntuación y las mayúsculas, las prisas …ya se sabe…)

2

Húmedo palpitar, dúo enredado… chicoleo de labios temblorosos. Te acercas, me suspiras, te respiro… en lúbrico rozar desordenado que lame, se relame, muerde, aprieta, se tensa y se destensa … Jugoso acariciar concupiscente rociado de saliva que me empapa. Destilas, me destilas y, goloso, sublimas de la savia tibio el néctar que impregna los abrazos. Líquido zarandear que se desborda al bies de la cadera y encharca los gemidos de mis aguas. Me espeso.. te deslías… me arqueo, te estremeces… y en yugo que es ya nudo, nos ahogamos.

3

Tendida sobre el mármol, debajo del cuchillo que palpita… jugosa, sonrosada… conservo los espasmos de la sangre caliente y el celo de animal que embiste y muere. Perfumada de olor a carne fresca y víscera, traspaso tibiedades al filo del acero que penetra los músculos aún cálidos. Seccionas con cuidado, casi mimo, la piel que cubre el seno, y baja el arma fría por los lomos a separar los nervios, los tendones. Y vas pinchando aquí, picando allá… rebanando despacio, laminando los huesos del deseo… Me tornas, me volteas, me doblas, me desgajas, inerte sobre el mármol que se tiñe de rojo, que resbala tus manos voluptuosas entre la piedra helada y la espalda que hierve ansiosa de la hoja que se hunde, lejos del corazón, y me destaza.

(Sólo son ejercicios con campos semánticos, sin intención narrativa, pero agradecería cualquier opinión sobre ellos)

Aglaia

6 Comments

  1. Bueno, según como se mire. O la chica se ha puesto la venda para protegerse de la luz que parece entrar violentamente por la ventana o se está desperezando todavía en la cama. En cualquier caso, la cuerda no parece molestarle demasiado.
    Salud y República, Superduque!

    Me gusta

  2. compadre, dejas sin palabras para comentarios después de tan intenso y sensual recorrido, yo habría querido decir lo mismo y solo he tenido un pequeño asomo en lo que tú dices

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s