Erich Fried. Intervención en la vida

efried

El último poema del libro de Erich Fried Amor, duelo, contradicciones –“En lugar de un postfacio” –, dice así: “También lo que escribí/ contra la vida/ está escrito a favor de la vida /También lo que escribí/ a favor de la muerte/ está escrito contra la muerte”. Si alguien leyó, y no olvidó, Toques a rebatoCien poemas apátridas o Ejercicios preparatorios para un milagro, acaso lo mejor que puede hacer es empezar a leer esta antología poética (de cuya selección y traducción se hizo cargo Jorge Riechmann) por este poema o por “En el tiempo de los por nacer (25 años después de la muerte de Brecht)”. Se dará cuenta entonces, inmediatamente, que Fried no perdió nunca ni un punto –ni un átomo siquiera– de su admirable perspectiva irónico-poética, y que incluso ganó más de una arista. Si por edad o por inadvertencia no se conocen, en estos patrióticos tiempos, sus poemas apátridas, tal vez se debiera empezar la lectura por esta dialéctica declaración de intenciones: “Quien/ de un poema/ espera su salvación/ haría mejor/ en aprender/a leer poemas./ Quien/ de un poema/ no espera salvación ninguna/ haría mejor/ en aprender/a leer poemas”.

Erich Fried nació en Viena el 6 de mayo de 1921, ciudad en la que vivió hasta los 17 años. En 1938, la Gestapo asesinó a su padre en un interrogatorio. Él y su madre tuvieron que exiliarse a Inglaterra. Poco después le llegaron noticias de la muerte de su abuela y de más familiares en Auschwitz y en otros campos de exterminio nazis. A los 23 años publicó su primer libro de poemas, Deutschland [Alemania], seguido de Österreich [Austria]. Tradujo al alemán a Dylan Thomas, T. S. Eliot y a Shakespeare. Murió el 22 de noviembre de 1988, en Baden-Baden. En 1963, se había integrado en el colectivo poético Gruppe 47.

Riechmann apunta en su nota introductoria que la conmoción que significó para Fried la guerra de Vietnam, le impulsó a ahondar su muy personal compromiso con la lucha por el socialismo y la libertad, y que, desde entonces, el desarrollo de su poesía acompañó el devenir de las izquierdas no autoritarias en los países de lengua alemana (y en lugares no tan próximos). Su poesía se nutre, obviamente, de experiencia personal, de marxismo (tendencia “je ne suis pas un marxiste”), de teoría crítica frankfurtiana (sin olvidar aquel inolvidable “Dialéctica negativa”, uno de los mejores poemas de Cien poemas apátridas), de psicoanálisis y de ecología. Pero su poesía política, que sirve y sirvió, no es didáctica si se entiende por tal la transmisión acrítica y repetida de consignas, de contenidos intelectuales o modos de comportamiento para uso y disfrute sin error. No, es una poesía de investigación que “explora e invita a explorar, anima al lector o lectora a reconstruirse y lograr su autonomía como sujeto. Transmite cierta aptitud o compostura poética: lo más alejado de cualquier “pose”. Es poesía para no perder la compostura. Un acto de esperanza, decencia y dignidad humana”.

Y este acto poético de decencia y dignidad humanas enseña de nuevo la importancia del lenguaje y de la sensibilidad poéticas para la formación e intervención del militante de izquierdas no adormecidas. Aprende uno más meditando sobre cualquiera de los poemas de Fried contenidos en esta antología que leyendo o releyendo entre bostezos ensayos o artículos reiterativos sin matices ni prudencia de lo ya sabido, aprendido y conocido. Tal vez, por ello, pueda proponerse una propuesta político-poética que puede ser aparcada pero que difícilmente puede ser vista como un simple extravío: iníciase cualquier reunión política del futuro, para hombres y mujeres de ese futuro, con la elección, lectura y comentario de un poema de Fried. Luego, prosígase con la discusión y la aceptación o rechazo de propuestas. Más de un malentendido, más de un sable desenfundado, más de una incomprensión o resentimiento quedaría disuelto –o como mínimo desplazado– con esa terapia poética minimalista.

Los poemas aquí contenidos presentan además un hilo de continuidad: la antología confeccionada por Riechmann empieza donde acababa Cien poemas apátridas. El autor de La estación vacía ha incorporado exclusivamente poemas del último decenio de la vida de Fried: de 19791 a 1988. El título de la antología, puesto por Riechmann, es el subtítulo de un libro de Fried de 1988: Unverwundenes-Liebe, Trauer, Widersprüche.

Por lo demás, el lector no encontrará en esta antología sólo poemas estrictamente políticos, sino también amables poemas amorosos, con arista política eso sí, y con no menor posición vital e incluso epistémica. Por ejemplo, este “Discursos” con el que Riechmann abre el volumen: “Hablar a los hombres / de paz / y mientras estar pensando en ti. / Hablar de futuro/ y mientras estar pensando en ti/ Hablar del derecho a la vida /y mientras estar pensando en ti/ Del miedo por nuestros semejantes/ y mientras pensar en ti: / ¿es hipocresía / o es por fin la verdad?”.

Si pueden leer a Fried en alemán, no dejen de hacerlo; si no es el caso –como, ay, es mi caso– tampoco se preocupen en exceso: Jorge Riechmann, nuestro poeta y traductor, nos ha regalado, una vez más, una traducción excelente de la obra de otro poeta y traductor. Y no es tan sólo esta coincidencia, digamos, profesional: hay mucha consideración lírica compartida. Por ejemplo, una hermosa vindicación y uso de la mejor dialéctica para ver y entender las contradicciones o contraposiciones de la vida personal y pública, sabedores ambos de que: “Noche tras noche/ me ayudan sus poemas/ porque ellos buscaron ánimos y consuelo/ como yo”.

Salvador López Arnal – El viejo topo

APÉNDICE

En Febrero de 1980, dos miembros del grupo fascista “Fuerza Nueva” asesinaron, después de torturarla, a la estudiante Yolanda González en Madrid y ese mismo mes, treinta y tres años más tarde, sale a la luz que uno de sus asesinos es asesor del Ministerio de Interior español y formador de los cuerpos de seguridad del Estado.

Dos ejemplos nada más de los muchos casos de criminales al servicio del Estado y de la transición democrática que recuerdan los versos del poema de Erich Fried, «Saludo alemán a España»:

«Españoles/ no seáis tan crueles/ como proclama/ vuestra fama. No os mostréis demasiado severos/ con los hombres/ de vuestro/ antiguo régimen. Aprended de Alemania/ cuán útiles resultan unos especialistas/ experimentados. Pensad en Globke/ en Karl Schiller/ en Filbinger/ ¡ay en tantos de nuestros generales y de nuestros jueces!/ ¿Quién reconocería sin ellos/ a nuestro país? Españoles sed tan magnánimos/ que al cabo de treinta años/ pueda decirse que en el fondo/ vuestro país se mantuvo fiel».

3 thoughts on “Erich Fried. Intervención en la vida

  1. Something simple occurs to everybody when dealing with history, the preoccupation to remember, not to forget or minimize, but retain and protect just like we do with a human life in danger.

    Me gusta

  2. Estimado Facundo. Nos ha parecido interesantísima, y muy bien fundada, la opinión que aquí expresas sobre la literatura y la posición del escritor respecto a su propia obra. Una acertada reflexión la tuya que nosotros te agradecemos muy sinceramente.
    Un saludo cordial

    Me gusta

  3. Si la literatura careciera de fundamento epistemológico, los escritores serían máquinas, y nada más. Máquinas sin corazón y sin experiencias. Cuando escucho a un escritor negar su presencia dentro de su obra, no puedo menos que pensar que oculta algo o que tiene miedo de sí mismo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s