Una mirada a la literatura de las Antillas

La concesión en 1992 del premio Nobel de Literatura a Derek Walcott (nacido en la caribeña isla de Santa Lucía), planteó entre muchos críticos y estudiosos la formulación de la siguiente pregunta: ¿Es lícito incluir a los países antillanos, con abstracción de sus lenguas, en el marco de la cultura latinoamericana o, por el contrario, y apoyándose precisamente en el peso de sus idiomas, es pertinente remitidos a la cultura de la potencia metropolitana que los colonizó y en cuya lengua se expresan?

jamaica1

En lo que respecta a países de las Grandes Antillas como Cuba, Santo Domingo (que, conjuntamente con Haití, conforman lo que habitualmente se denomina La Española) y Puerto Rico no habría ningún problema en este sentido, ya que los dos casos se confunden en un mismo origen: la unidad lingüística de las islas (salvo Haití) en relación con España y con todo el continente que habla el idioma castellano. Más difícil resulta en cambio “clasificar” socio-culturalmente a las demás islas, amparadas por intereses tan diversos como el británico (Bahamas, Jamaica, Barbados, Dominica, Trinidad y Tobago), el norteamericano (Islas Vírgenes), el francés (Martinica, Guadalupe) y el holandés (Curaçao, Aruba), sin olvidar tampoco la influencia inglesa, francesa y neerlandesa en la Guayana continental. La herencia francesa, evidente en la conformación cultural de Haití, Martinica y Guadalupe, no riñe con la acepción de lo “latinoamericano”, aunque no ocurre lo mismo con las sociedades insulares pertenecientes a los ámbitos inglés y neerlandés. Existe, en efecto, una cierta actitud de rechazo por parte de algunos antillanos de lengua inglesa en ser incluídos bajo tal denominación, alegando la relativa incidencia del ingrediente “latino” en su cultura, aunque tampoco los asiste toda la razón al ampararse gregaria e incondicionalmente bajo el sospechoso rótulo de “West Indies”, de inequívoco origen sajón. Hace más de medio siglo salió al paso de dicho celo patrocinado por la política cultural inglesa el poeta cubano Nicolás Guillén cuando cantaba: “West Indies, en inglés. Y en castellano, / las Antillas … “

Derek Walcott, Premio Nobel de Literatura en 1992.
Derek Walcott, Premio Nobel de Literatura en 1992.

Brian King, poeta antillano en lengua inglesa, resume el contenido de algunos de los temas dilectos de los escritores del área: “algo sobre Colón, Drake o Toussaint L’Ouverture”, es decir, las mismas motivaciones caras a muchos de los escritores latinoamericanos de la parte continental. A este respecto es necesario señalar el ejemplo de un libro como La pérdida de El Dorado, de V.S. Naipaul –triniteño de origen hindú que escribe en lengua inglesa, auténtico representante del vasconceliano “crisol de razas” –, que plantea una vez más el debate sobre la identidad cultural de las Antillas al tiempo que postula las afinidades –reales o eventuales–­ entre las sociedades insulares y continentales de América Latina. Se puede advertir fácilmente cómo dos de los temas más dilectos de la historia latinoamericana son recreados en esta obra a través de una lengua diferente a la española en la que inicialmente se expresaron: a) la leyenda de la ciudad del oro, gestada durante las jornadas de la Conquista y jamás agotada del todo, y b) la realidad de la lucha anticolonialista en los albores decimonónicos.

Otro escritor del Caribe, Alejo Carpentier, recreó a su vez y en forma magnífica el periodo político de finales del siglo XVIII y comienzos del siglo XIX en dos obras fundamentales, El Siglo de las Luces y El reino de este mundo, obras en las que, a través de la incidencia histórica, se da vida a dos de las figuras capitales de la idiosincrasia antillana: Victor Hughes, el transplantador de las ideas jacobinas de la Revolución Francesa al Caribe, y Henri Christophe, el rey negro que quiso hacer de Haití una variante tropical del fasto versallesco. No hay que olvidar tampoco que fue otra isla caribeña –Cuba–­ la que contempló la última batalla anticolonialista en 1898.

A las preocupaciones ideológicas y sociales es preciso agregar un factor determinante para comprender la identidad antillana: el común ancestro africano que subyace en todas esas comunidades y que se inició en una fecha exacta: 1517, cuando remesas enteras de negros fueron llevados como esclavos a las plantaciones de azúcar de las islas para acelerar su explotación. Ya en 1771 las consecuencias del tráfico rinden beneficios no sólo económicos sino culturales: la representación en Londres de la obra teatral El hombre de las Antillas conoce un éxito inusual y gracias a ella la sociedad londinense aplaude una versión edulcorada de su política racial.

El escritor Aimé Césaire.
El escritor Aimé Césaire.

La gran preocupación de los pensadores y escritores antillanos por reivindicar la cuota africana de su sangre y de su cultura ha tenido muchos adalides, aunque la figura cimera de tales pretensiones es, sin duda, Marcus Garvey, un jamaicano que con su movimiento Pro-Retorno a Africa, convulsionó en los años veinte de este siglo a la sociedad antillana contando con millones de simpatizantes en todo el continente. La mejor recreación a nivel estético de esta inquietud provino de un escritor de la Martinica, Aimé Césaire, que con su celebérrimo libro Cahier d’un retour au pays natal aportaba nuevas razones para un regreso que a la postre resulta más paradigmático que real, es decir, más a nivel de toma de conciencia que de éxodo racial. Césaire, tras su profesión de fe surrealista (Les armes miraculeuses) continuó llamando la atención sobre los temas que más directamente inciden en el pasado antillano y prueba de ello es su obra La tragédie du Roi Christophe, pretensión en la que, más allá de las fronteras del idioma, se hermana con el esfuerzo que en tal sentido hizo Carpentier.

Bajo estos presupuestos de carácter sociológico, el desarrollo de la literatura antillana se acerca cada vez más, por encima de la diversidad de lenguas –en las que, y no por casualidad, el creóle se filtra con frecuencia–, a la preocupación temática de los escritores del continente latinoamericano. A los nombres conocidos de lengua española (desde Martí a Lezama Lima pasando por Pedro Henriquez Ureña, Carpentier y Julián del Casal, valga el ejemplo) y a los franceses (Césaire, Jacques Roumain, Jacques Stephan Alexis, entre otros), es preciso agregar escritores del área antillana de expresión inglesa como Edward Brathwaite con su trilogía Rights of Passage, Mask y Islands, y que, junto a Derek Walcott, ha patrocinado empresas culturales de gran importancia como la revista Bim, difundida en toda la zona, Europa y las dos Américas. Cabe destacar también al escritor guyanés A. J. Seymour, que sirve de transición entre la vieja escuela que seguía las normas de la “Rule Britannia” y la nueva poesia antillana.

Los temas sociales impregnados a veces de una dosis lírica son frecuentes, tal como ocurre con las obras de Geoffrey Drayton (Buzos negros), H.D. Garberry (Naturaleza), Daniel Williams (Nosotros, que no conocemos la nieve) y la gran dama de la poesía antillana, Louise Bennet (Jamaica Labrish). En el plano especificamente narrativo es preciso señalar la fértil evolución del género desde que, varios decenios atrás, Tom Redcam inaugurara con su novela Becka’s Buckra Baby la narrativa antillana de habla inglesa. George Lamming, de Barbados, ha escrito un libro sobrecogedor, In the castle of may skin, en el que la psicología alterna con aspectos fundamentales de la vida social, línea que se prolonga en textos como Of age and inno­cence y Season of adventure. También con su extraordinaria novela Vasto mar de los sargazos Jean Rhys se une a la corriente intimista que a menudo intenta vitalizar la naturaleza, variante de lo que en la década de los años veinte se conoció en Latinoamérica como narrativa neonaturalista o “telúrica”. El ya mencionado V.S. Naipaul es también autor de obras como A House for Mr. Biswas, versión antillana de la Madame Bovary francesa y de La Regenta española, y en la que el papel de la mujer y la psicología de la trama adquieren rubros magnífi­cos. Otra obra suya, marcada por preocupaciones idénticas, es The suffrage of Elvira.

Finalmente, es necesario considerar la producción del guyanés Wilson Harris, autor de novelas como The Far journey of Oudin, The secret Ladder, Ascent to omni y, sobre todo, Palace of the Peacock, que por muchas razones –la recreación de la problemática de la sabana y la selva de su país, la psico­logía de sus habitantes puestos casi en un punto límite y una no disimulada vitalización del ele­mento fluvial– se aproxima a hitos de la literatura continental como La serpiente de oro, de Ciro Alegría, o Los pasos perdidos, de Alejo Carpentier.

6 thoughts on “Una mirada a la literatura de las Antillas

  1. Hermosa y certera frase la tuya, Javier: “el mar como divisa de todos los escritores antillanos”… Incluyendo (por supuesto) a Saint-John Perse, cuya poesía –según Alain Bosquet– es “un discurso sagrado, rodeado de imágenes, las que, pese a la precisión de los detalles, están fuera del tiempo y del espacio”.
    Un cordial saludo, y muchas gracias por comentar.

    Me gusta

  2. “Ever and endless sea” (“por un mar eterno y sin fin”), como dice el héroe de “Mardi”, el melvilliano Taji, podría ser también la divisa de todos los escritores antillanos –o caribeños– citados en este interesantísimo artículo.
    Saludos cordiales

    Me gusta

  3. Estimada Susana. Apreciados Jean-Paul y David:

    Realmente interesantes los datos que aportáis sobre Derek Walcott, sin duda el autor más conocido de las Antillas, sobre todo después de haber obtenido el Premio Nobel de Literatura en el 92. Por cierto, quisiera aprovechar la ocasión para dar a conocer un involuntario olvido en el artículo: se refiere a otro Nobel de Literatura francés, aunque nacido en la isla caribeña de Guadalupe en 1887, hijo de colonos franceses. Su nombre era Alexis Léger, más conocido por su seudónimo de Saint-John Perse. La Academia Sueca le concedió, en 1960, el Nobel de Literatura a este gran poeta y diplomático.

    Gracias por vuestros comentarios. Un cordial saludo.

    Me gusta

  4. Al igual que otros grandes autores de la literatura universal, Derek Walcott tiene una visión muy clara de su trabajo creativo, de su lugar en el mundo y de los efectos estéticos que desea transmitir al lector. El ejemplo más evidente se puede encontrar en su obra más famosa: “Omeros”, que se nutre de muchas fuentes diversas –empezando con los poemas homéricos– de los que extrae no sólo la visión épica sino la forma: un gran escenario narrativo con muchos lugares y personajes, pero que centra especialmente su atención en unos pocos… “Omeros” es una novela soberbia, cuya lectura recomiendo vivamente a quienes no conozcan la obra del Nobel antillano.

    Me gusta

  5. Aunque me considero una buena lectora, debo confesar que –de los numerosos nombres de escritores antillanos en lengua inglesa y/o francesa que se citan en este magnífico post– tan sólo conocía a Derek Walcott, a V. S. Naipaul y algo menos a A. J. Seymur… Supongo que a otras muchas personas aficionadas a la literatura (me refiero aquí en España), les pasará lo mismo. Es una lástima, desde luego, que una narrativa tan rica e interesante sea casi desconocida en nuestro país.

    Gracias por compartir esta mirada sobre la literatura de las Antillas con nosotros. Me ha parecido fascinante y, por supuesto, intentaré ampliarla por mi cuenta.

    Me gusta

  6. Me gustaría informarles, a propósito del genial Derek Walcott, que en mayo de 2009 varios diarios británicos daban a conocer una campaña difamatoria con acusaciones de acoso sexual contra el premio Nobel de Literatura antillano, supuestamente ocurridas hace 22 años en la Universidad de Boston, que le llevaron a abandonar la carrera para ocupar el puesto de profesor de poesía en la Universidad de Oxford. Walcott, que partía como favorito, anunció ese mismo día al diario londinense “Evening Standard” su renuncia después de que los 200 académicos que debían participar en la elección recibiesen documentos anónimos en ese sentido. El gran poeta y dramaturgo, de 79 años, expresó su decepción por el hecho de que se haya recurrido a esos “golpes bajos” contra su persona y explicó que, aunque le agradaba que le hubiesen propuesto para ese puesto, no quería participar ya en una carrera que “ha degenerado en calumnia”.

    Afortunadamente, doce días más tarde, la poetisa (?) Ruth Padel dimitió como profesora de poesía de esa misma universidad, por su participación en la campaña difamatoria contra su rival al puesto, el propio Walcott. Padel negó en un principio tener nada que ver con la campaña contra él, pero, según reveló unos días después ‘The Sunday Telegraph’, lo cierto es que contactó –como reconoció ella misma– a varios periodistas para informarles de la existencia de esas viejas acusaciones.

    Como dijo aquél: hombres y mujeres iguales, pero ellas, más.

    Reciba desde Londres mis más sinceras felicitaciones por su brillante blog.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s