Traduciendo el Finnegans Wake


Las gigantescas dificultades que supone la traducción del Finnegans Wake de Joyce han alcanzado ya la categoría de mito y desafío que obliga a repensar toda la problemática de las traducciones. Al tropezar con esta magna e insólita obra, la traducción se ve obligada a convertirse en arte, en transcreación, o, por usar un neologismo del escritor Julián Ríos, en «trabducción». Precisamente del autor de Larva, una revista literaria ofreció –hace ya algun tiempo– una «trabducción» de las tres primeras líneas de Finnegans Wake. Un «joyciano» italiano, Luigi Schenoni, ha recopilado las diferentes versiones que de las citadas líneas se han hecho al portugués, francés, italiano y español. La comparación entre ellas es harto significativa de las dificultades y trampas de la traducción, y tal vez, de nuevo, ilustra a la perfección la «intraducibilidad» de la gran novela del autor irlandés.

El texto de Joyce empieza así, «Riverrun, past Eve and Adam’s from swerve of shore to bend of bay, brings us by a commodius vicus of recirculation back to Howth Castle and Environs».

AL FRANCÉS. Esas «tres primeras líneas de fuego» –así las define Julián Ríos– fueron traducidas al francés en dos versiones distintas.

André du Bouchet publicó en Gallimard, París 1962, una selección de fragmentos de Finnegans Wake, cuyo párrafo inicial quedaba de este modo:

«Courrive, passé notre Adame, des courbes de la côte au bras de la baie, nous rame par commode vicus de recirculation vers Howth, Château et Environs».

La traducción completa del complejo libro de Joyce al francés, realizada por Philippe Lavergne, y publicada en Gallimard, París 1982, daba otro tratamiento al párrafo:

«Erre revie, pass’Evant notre Adame, d’erre rive en rêviére, nous recourante via Vico par chaise perchée de recirculation vers Howth Castle et Environs».

AL PORTUGUÉS. Fue Haroldo de Campos, poeta, traductor y teórico de la traducción quien, junto a su hermano Augusto, se atrevió a verter al portugués diversos fragmentos de Finnegans Wake (en Panorama do Finnegans Wake, ed. Perspectiva, Sao Paulo, 1971). En portugués, el párrafo inicial quedaba así:

«Riocorrente, depois de Eva e Adâo, do desvio da praia á dobra da baía, devolvenos por un commodius vicus de recirculaçâo desvolta a Howth Castle Ecercanias.»

EN ITALIA. Cuatro versiones al italiano, cuatro, recoge Luigi Schenoni del ya tan traido y llevado párrafo inicial.

La primera es una traducción de J. Rodolfo Wilcock (sí, el autor de La Sinagoga de los Iconoclastas), publicada, con el título «Frammenti scelti da ‘La Veglia di Finnegans», como complemento de la traducción de Ulyses editada por Mondadori, Milán 1961. Y la versión es esta:

«Corso del fiume, oltre Adamo ed Eva, dallo scarto della riva dalla piega della baia, ci riporta lungo un commodo vico di ricircolazione al castello di Howth e dintorni.»

Diferente fue la traducción que ofreció Anthony Burgess en el artículo «Translating in Rome» publicado en 1975 en el Times Literary Supplement:

«Filafiume, dopo da Eva ed Adamo, da giro di riva a curva di baia, ci riconduci per un vico giambattistamente comodo di ricircolazione al Chestello di Howth e dintorni.»

Para que se aprecie mejor lo azaroso de la traducción, un mismo traductor, el propio Luigi Schenoni, realizó dos versiones distintas del párrafo de marras (o marasmárrafo de parras). Lo que en la revista L’Espresso, mayo 1978, tradujo como: «Fiume che scorre, passato Eva ad Adamo, da baia sinuosa a costa frastagliata, e ci porta per mezzo di un piú commodo vico di ricircolo di nuovo a Howth Castle ed Environs». Se convertía, en 1982, en la edición del Finnegans Wake completo en Arnoldo Mondadori Editore, Milan 1982, en:

«Fluidofiume, passato Eva ed Adamo, da spiaggia sinuosa a baia biancheggiante, ci conduce con un piú commodus vicus di ricircolo di nuovo a Howth Castle Edintorni.»

EN ESPAÑOL. Como el mundo es de los audaces, Luigi Schenoni se arriesgó a efectuar una «traduzione approssimativa» del párrafo al castellano:

«Riodorante, pasado Eva y Adan, desde el pelo de la playa hasta el recodo de la rada, nos lleva, con un commodus vicus de recirculación de nuevo hacia Howth Castle y Enrededores.»

Por aquello de las comparaciones, reproducimos de nuevo la «trabducción» de Julián Ríos:

«Correrría, después de Eva y Adán, desde el desvío de la playa hasta el seno del abra, nos devuelve por un cómodo recurso cívico a Howth Castle y Enderredores.»

¡Toda una imagen de Babel, un «melting-pot» lingüístico, las tres primeras líneas de Finnegans Wake!

2 thoughts on “Traduciendo el Finnegans Wake

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s