Cordero asado

 

Cordero asado

El verbo se hizo carne,

pero se la comieron

los de siempre.

 

Caza mayor

Agazapado

detrás de un pensamiento,

entre la nada y la palabra,

aguardaba el poeta.

 

Fantasmas

Miro por la ventana,

no me encuentro.

Me asomo a las desiertas calles,

todo me es ajeno.

Vuelvo a la soledad

de mi cuarto;

escribo

sin saber que lo escrito

a nadie pertenece.

 

Exigencia

No la etérea ingravidez

de las palabras.

El poeta pedía

una evidencia.

 

Islas

Naufragó el amor.

Al amanecer

dos cuerpos sin vida

fueron vistos flotando

R.C.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s