Niebla

Los resaltes rocosos situados en el lado oeste de las montañas destacan pintados de un rosa carne al ser alumbrados por un amanecer próximo a su final.  En el horizonte, unos picos triangulares se recortan contra el cielo raso,  de un azul aún apagado, como siluetas planas, inconsistentes.  Más cercanas, algunas nubes, casi a ras del suelo, atraviesan el valle de norte a sur hasta alcanzar los cerros próximos, mientras las casas y las calles enroscadas desaparecen a su paso.

Inesperadamente, tambien nosotros nos vemos alcanzados por una densa niebla, atrapados en medio de un paisaje opresivo y misterioso. Aún debemos esperar unos minutos en la estación antes de continuar nuestro viaje a través de la ciudad envuelta en un opaco manto gris sucio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s